martes, 13 de noviembre de 2012

¿Qué puedes hacer tú para reducir la huella ecológica?


     Cuanto más contamina uno a través de sus costumbres y actividades, más grande es su huella ecológica. Hoy día, la gente se siente cada vez más comprometida con la preservación del medio ambiente y por eso, busca formas sencillas de reducir su huella ecológica. Sin embargo, cambiar costumbres puede resultar difícil y tampoco se sabe muy bien por dónde empezar. Solo hay que seguir unos sencillos consejos para bajar la huella ecológica en el día a día.


Como consumidor:


• Compra con moderación. Cuanto menos compres menos residuos generarás, ahorrarás más dinero y tendrás menos dependencias  materiales.



• Elije los productos con menos embases o sin ninguno. Rechaza siempre que puedas las bandejas blancas.

• Elije los alimentos producidos más cerca de tu domicilio, preferiblemente de huertas cercanas. 

• Elije los alimentos y productos ecológicos siempre que los  veas, aunque sean más caros, pues si todos lo hacemos, los precios bajarán y los productores y agricultores  fabricarán y cultivarán  de forma más sostenible para  adaptarse al gusto de los consumidores.

• Reduce el consumo de derivados de animales tales como carne y productos lácteos,  porque su producción exige la ocupación de mucho más suelo y recursos que el cereal.

• Reduce el consumo de pescado, ayudarás a la recuperación de la biodiversidad marina y la pesca.





• Lee las etiquetas de los productos que compras, en ellas podrás ver cómo se han hecho, si están muy transformados y llevan conservantes y demás añadidos o si son naturales o incluso ecológicos, así como su procedencia. Si los productos no tienen etiqueta de composición y procedencia exígela a la tienda o al fabricante, en el teléfono de atención al cliente.


• Evita los productos de un solo uso (papel de cocina, servilletas, bolsas de plástico, pañuelos de papel, platos, vasos y cubiertos, maquinillas de afeitar…)

• Lleva tu propio cesto y bolsa y rechaza que te la den cuando compras.

En tu vida familiar:

• Utiliza electrodomésticos y bombillas de bajo consumo.

• Opta, si puedes por viviendas bioclimáticas, con energía renovables  y aísla bien tu hogar. Evita sobre todo el  aparato de aire acondicionado sustituyéndolo por ventiladores.

• Enciende tu lavadora y lavavajillas cuando esté llena, pero no a la vez y procura utilizarla de noche (siempre que no produzca molestia por ruido a los vecinos) y con programas de baja temperatura.



• Reduce el consumo de agua poniendo un limitador de caudal en los grifos. 

• Arregla las fugas (un grifo que gotea pierde 30 litros diarios).

• No utilices el desagüe como papelera ni derrames productos contaminantes. 


• El aceite frito mételo en una botella y  llévalo a un punto limpio,  nunca lo pongan en la bolsa de basura ni lo tires por el desagüe.

• No tires a la basura productos peligrosos o tóxicos (fluorescentes, pilas, pinturas, radiografías, aparatos eléctricos, etc.) llévalos a un punto limpio para su tratamiento correcto.

• Separa el cartón, el papel, el vidrio, los envases de plástico, el tetra pack.  










• Si puedes permitírtelo, haz compostaje con los restos de fruta y verdura, excelente abono para tus plantas.





En el trabajo:

• Camina en la medida de tus posibilidades o utiliza la bici y el transporte público en lugar del coche para ir al trabajo. Si no puedes prescindir del vehículo privado procura compartirlo y mantenerlo en buen estado para que consuma y contamine menos.



• Interésate en conocer el comportamiento ambiental de tu empresa, cómo afecta su actividad al planeta y a los grupos sociales más débiles.

• Siempre que puedas, participa en el sistema de gestión ambiental que haya establecido tu empresa y haz propuestas de sustenibilidad o pide que se implante un sistema de gestión ambiental.

• Recicla el papel usándolo por las dos caras, cómpralo reciclado  o 100% libre de cloro. Reducirás sustancialmente el consumo de agua, petróleo, las emisiones de CO2 y evitarás la tala de muchos árboles.

Contaminar menos y reducir la huella ecológica.

Aplicados en el día a día, estos consejos deberían resultar útil para beneficiar de un modo de vida más respetuoso del medio ambiente y así conseguir bajar la huella ecológica personal y de su hogar. Obviamente, estos consejos para reducir la huella ecológica y contaminar menos son el principio de una vida más respetuosa del medio ambiente y del entorno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada